Bajada Río 49028 Zamora, España +34 980 530 234

Instalaciones


¡Su visita será un recuerdo inolvidable!

Entre la Tierra del Pan y la tierra del vino, junto al río Duero, las Aceñas de Pinilla conservan su aspecto medieval y ofrecen al viajero un lugar envidiable para el descanso y el disfrute gastronómico las Aceñas de Pinilla son permanentemente abrazadas por el Duero.

Las Aceñas de Pinilla pertenecen al gran conjunto aceñero que ha proporcionado a la ciudad de Zamora, riqueza, merced a sus labores de molienda desde tiempos remotos, un bote magnífico en un edificio hidráulico testigo de transcurrir del río Duero a su paso por Zamora, durante siglos y siglos se encuentra en un excelente estado de conservación ya que desde hace varias décadas se han dedicado a albergar negocio de hostelería, con una espléndida cafetería, una bodega excavada en la roca, un molino, salones y terrazas con envidiables vistas de la ciudad y del Duero Aranda.


En definitiva las Aceñas de Pinilla son permanentemente abrazadas por el agua

Como fácilmente pueden imaginar, los edificios que componen el recinto, no solo son visitados por los clientes que cogen la oferta gastronómica de la casa, también atienden con afecto y satisfacción a todas aquellas personas que gustan y valoran los legados que nuestros antepasados han dejado a las generaciones actuales, y más en una ciudad como Zamora, todo un ejemplo de romántico y de edificios de arquitectura civil e industrial

Las aceñas de Pinilla son una lección vida de conservación de estructuras y conjuntos. Si buscamos en el diccionario palabras como “espaldón”, “Tajamar” o “rueda vitrubiana”, las podemos contemplar en este magnífico edificio hidráulico que ha sido testigo de transcurrir del río Duero a su paso por Zamora durante siglos y siglos.